El Estado, en su conjunto, se mantiene como principal agresor a la prensa