El 15% de los casos son amenazas