Funcionarios provinciales y fuerzas policiales, principales agresores