Como dato histórico el Estado en su conjunto se mantiene como principal agresor a la prensa y representa el: 24%