El 71% de las denuncias fueron intimidaciones