El 82% de los casos son agresiones físicas, psíquicas o materiales