En 2018 los activistas y militantes polĂ­ticos se destacan como principal agresor a periodistas: 20%