En su conjunto los trabajadores de la televisión (periodistas, cámaras y técnicos) fueron los más agredidos en 2018 con el 43%. Sólo los periodistas representaron el 33%.