Las agresiones a mujeres periodistas aumentaron un 58% con respecto al año anterior.